Qué son las pruebas ETS

Las pruebas ETS son diferentes análisis que se realizan con el objetivo de detectar si ha habido contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Las ETS son un conjunto de enfermedades  que se transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual. Son causadas por más de 30 agentes causales de diversa naturaleza como bacterias, virus y parásitos patógenos.

Existen 8 agentes patógenos que se transmiten por contacto sexual y están relacionados con la máxima incidencia de ETS. Para realizar el diagnóstico de ETS tu ginecólogo puede solicitarte diversas pruebas o análisis.

pruebas ets

Cuándo hacer las pruebas de ETS

Puedes padecer una  ETS  y no presentar signos ni síntomas de la enfermedad. Son las denominadas ETS asintomáticas, que te puede detectar casualmente tu ginecólogo/a cuando realizas una consulta para revisión ginecológica periódica.

Sin embargo, debes acudir al ginecólogo si padeces síntomas de ETS como :

  • Flujo vaginal excesivo o de características anormales.
  • Ardor en la uretra o caño de la orina.
  • Úlceras o llagas en los genitales.
  • Verrugas o condilomas genitales.
  • Escozor, picor o ardor persistente en la vulva, ano o vagina.
  • Dolor pélvico frecuente o persistente en la parte inferior del abdomen.
  • Cuadros febriles acompañados de dolor, cansancio y debilidad general.

¿Tienes síntomas de ETS y quieres verificar si hay contagio? 

Pruebas para detectar las ETS más frecuentes

Dentro de las ETS existen 8 tipos de infección que se presentan con mayor incidencia:

Pruebas de gonococo y clamidia

Gonococo y clamidia son producidas por bacterias y a las enfermedades venéreas que ocasionan se las denomina gonorrea y clamidiasis. Se detectan mediante un análisis de secreción del cuello del útero o mediante un análisis de orina. Estas ETS se presentan con frecuencia en mujeres que tienen relaciones sexuales de alto riesgo, que padecen VIH o que no toman medidas para la prevención de ETS.

Es conveniente realizar periódicamente un análisis de detección de gonococo y clamidia en orina o en flujo del cuello uterino si tienes factores de alto riesgo de padecer ETS como el VIH o relaciones de riesgo.

Pruebas de tricomoniasis

Tricomoniasis es una ETS producida por un protozoo patógeno denominado Trichomona vaginalis, el cual es un parásito que puede infectar el aparato genital y urinario de la mujer. Para realizar el diagnóstico te recogerán flujo vaginal que se analizará directamente al microscopio o bien realizando un cultivo.  Ambas pruebas pueden detectar la presencia de trichomonas en el flujo de la vagina o de la uretra.

Pruebas de sífilis

Sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria denominada Treponema pallidum que se contagia por las relaciones sexuales y que se caracteriza por presentar en los genitales o en la boca una lesión ulcerada o chancro, que es de consistencia dura pero no es dolorosa.

El modo más sencillo para realizar el diagnóstico de sífilis es mediante un análisis de sangre. Esta prueba sirve para detectar los anticuerpos que produce el organismo contra la bacteria que ocasiona la sífilis. Existen dos pruebas para la sífilis  que están en función del tipo de anticuerpos que te analicen. Son las siguientes:

diagnostico ets vigo

Pruebas de hepatitis B

El virus de la hepatitis B, el VHB, se puede contagiar por la sangre y por la relación sexual. Se puede detectar la infección por el virus de la hepatitis B con un simple análisis de sangre, mediante el cual se analizan tres parámetros:

  • HBsAg o antígeno de superficie del virus de la hepatitis B: Si da positiva esta prueba de la hepatitis B implica que padeces una infección aguda o crónica por el virus de la hepatitis B y lo puedes transmitir a través de la sangre o la relación sexual.
  • HBsAb, anti-HBs o anticuerpo de superficie del virus de la hepatitis B: Si esta prueba de la hepatitis B da positiva significa que te has recuperado de una infección aguda o que respondiste con éxito a la vacunación de la hepatitis B y estás vacunada contra la enfermedad.
  • HBcAb, anti-HBc o anticuerpo del núcleo del virus de la hepatitis B:  Si da positiva esta prueba de la hepatitis B puede indicar que padeces o has padecido una infección por virus de la hepatitis B.

Interpretando simultáneamente los resultados de estas tres pruebas el ginecólogo puede deducir la situación clínica de una posible infección por virus de la hepatitis B y que precauciones deberían adoptarse.

Pruebas de hepatitis C

El virus de la hepatitis C se transmite por la sangre, sin embargo la transmisión sexual tiene muy baja incidencia en comparación con la Hepatitis B y el VIH.

Pruebas de VIH

Es necesario realizar la prueba del VIH si existen relaciones sexuales de riesgo o se sospecha haberse infectado con el virus del SIDA.

Para la pruebas de detección del VIH se recoge una muestra de sangre o saliva con la cual se pueden realizar los siguientes análisis:

  • Análisis de anticuerpos del VIH en sangre o saliva: Si la prueba te da resultado positivo quiere decir que se la infección o que se tuvo contacto con el virus VIH. Hasta tres meses después de sufrir el contagio de VIH el resultado de esta prueba del VIH puede no ser aún positivo.
  • Análisis de anticuerpos del VIH y antígenos del VIH: se realiza mediante un análisis de sangre. Después de sufrir el contagio por VIH esta prueba puede tardar un mes y medio en dar positiva.
  • Análisis de la carga viral del VIH: analiza y mide la cantidad de VIH en sangre, por lo cual detecta la presencia del virus VIH de modo más rápido que con las otras pruebas del VIH.  Se utiliza , más bien, para controlar el curso de la infección por VIH porque tiene un coste elevado.

Es importante puntualizar que, no es lo mismo padecer la infección por VIH con los efectos del virus sobre el organismo, que ser portadora del VIH con la prueba del VIH positiva pero sin padecer el SIDA.

Pruebas o análisis del herpes simple VHS

Las pruebas del herpes se pueden realizar para el diagnóstico de una infección aguda o actual por herpes simple VHS y también para detectar si existen anticuerpos frente al VHS por una infección previa o remota causada por el virus herpes simple o VHS.

La prueba del herpes simple se realiza recogiendo sangre en una vena o directamente tomando con un bastoncillo una muestra de una vesícula o de una úlcera presente en la lesión sospechosa. Con esta muestra se realiza un cultivo del virus y se pueden analizar las células anormales en la lesión herpética. Existen dos tipos de virus herpes simple: el VHS-1 y el VHS-2, ambos son contagiosos y pueden provocar lesiones en la boca y  área genital. Los resultados de la prueba del herpes simple VHS en sangre pueden ser:

  • Anticuerpos IgG frente al VHS-1 o VHS-2: Si estos anticuerpos están presentes indica que tuviste una infección previa o remota y el resultado de la prueba del VHS da positiva. Si hay un aumento importante de estos anticuerpos IgG desde que comenzó la infección aguda de VHS hasta que se resolvió la infección indica que hubo una infección reciente o que la infección está activa.
  • Anticuerpos IgM frente al VHS-1 o VHS-2: Si están presentes indica que hubo una infección reciente o existe una infección activa.
  • Si ambos anticuerpos IgG e IgM frente al VHS están ausentes es poco probable que tuvieras una exposición al virus del herpes simple o pudo suceder que, aún estando expuesta, no dio tiempo a producirse los anticuerpos frente al virus VHS en tu organismo. En estos casos el resultado de la prueba del virus VHS da negativa.

ETS en el embarazo

  • Si estás embarazada, debes tener en cuenta que muchas de las ETS pueden transmitirse al niño durante el embarazo y el parto. Es el caso de la sífilis, la gonorrea, la clamidia, el VIH, el VPH, la hepatitis B y los VHS 2 herpes.
  • Si padeces alguna de las ETS que son curables, antes de quedar embarazada tienes que realizar tratamiento para su curación.
  • Si ya estás embarazada y te detectan una ETS durante el embarazo hay que instaurar tratamiento inmediatamente para evitar complicaciones fetales.
  • Para las ETS incurables, es importante adoptar las medidas de prevención para evitar el contagio de la ETS al niño, sobre todo en el momento del parto.

Qué es el periodo de ventana de una ETS

El período de ventana de una ETS se refiere al tiempo transcurrido desde el momento de producirse el contacto con el agente infeccioso, hasta que aparecen los anticuerpos producidos por tu organismo.

Ante una sospecha de contagio de una infección causante de ETS debes acudir, sin demora, a tu ginecólogo/a que te orientará si procede realizar alguna de las pruebas de ETS. Si es preciso realizar el análisis y el resultado da negativo, quiere decir que probablemente no te has infectado. Pero puede suceder que aun no transcurrió el tiempo necesario para dar resultado positivo. Por ello, puede ser necesario repetir el análisis transcurrido un tiempo; tu ginecólogo/a te indicará cuanto tiempo debe transcurrir para repetirlo.

El concepto de período de ventana de una ETS que hace referencia a la detección de la ETS mediante  análisis o pruebas debe diferenciarse claramente del periodo de incubación de una ETS que hace referencia a la presentación clínica de la ETS con sus síntomas y signos.

Cuánto dura el período de incubación de una ETS

El período de incubación de una ETS es el tiempo que transcurre entre la exposición al organismo o agente infeccioso causante de la ETS y la aparición de los primeros síntomas o signos de la enfermedad.  Dicho período de tiempo es muy variable en las distintas ETS, abarcando desde unos pocos días hasta varios años.

A continuación se detalla la duración del período de incubación de las ETS más frecuentes:

  • Gonococia o gonorrea: De 5 a 8 días.
  • Clamidiasis o Chlamydia trachomatis: De 7 a 21 días.
  • Trichomoniasis o Trichomonas vaginalis: De 4 a 20 días.
  • VPH o Virus del papiloma humano, verrugas o condilomas acuminados: De 3 semanas a 8 meses de término medio, pero incluso puede ser de años.
  • VIH o virus del SIDA: El periodo de incubación es muy variable porque depende de múltiples factores individuales, pero puede ser incluso desde 2 o 3 meses hasta 8 o 10 años.
  • Virus del herpes simple: de 3 a 14 días.
  • Hepatitis B: Tiene un periodo de incubación de 1 a 6 meses y una duración media de 75 días.

AVISO

Por responsabilidad y compromiso con el objetivo de frenar la rápida propagación del COVID-19 y para preservar la salud de nuestras pacientes y sus familiares, durante los próximos días nuestra clínica ginecológica de Vigo permanecerá cerrada.

Agradecemos vuestra comprensión.